Reseña: Mirror e I.D.

No es la primera vez que en La Nave hablamos de cómics, pero sí es la primera que nos centramos en la obra gráfica de una autora española; esperamos que vengan muchas más. En esta ocasión, la figura central es Emma Ríos, quien apareció previamente en nuestra segunda parte de la crónica del Salón del Cómic de Barcelona en relación a su trabajo conjunto con Kelly Sue DeConnick.

No obstante, ahora dejamos a un lado sus colaboraciones con DeConnick para centrarnos en dos de sus obras más recientes: Mirror: El reflejo de la montaña e I.D. Esperamos que disfrutéis de la lectura.

Mirror: El reflejo de la montaña

Portada de Mirror (Astiberri, 2017).

La faceta que más conocemos de Emma Ríos es la de dibujante, sobre todo en Marvel y junto a Kelly Sue DeConnick. Pero ya sabéis que en La Nave Invisible nos centramos en las historias, y en este aspecto Ríos tiene mucho que contar. Gracias a Astiberri hemos podido contar con su trabajo más reciente: Mirror, el reflejo de la montaña. Una fábula a caballo entre la ciencia ficción y la fantasía, con un dibujo de Hwei Lim muy acorde al estilo orgánico del que hace gala esta historia, tanto en la forma como en el fondo.

La acción se sitúa en el asteroide de Irzah, un resto de un planeta destruido por la Sincronía.

Este asteroide fue terraformado y allí se implantó una colonia humana 35 años antes del momento en que suceden los principales hechos. Poco después de que acabara la terraformación se liberaron algunos animales. Y, de alguna forma, el asteroide se conectó con ellos, dotándolos de conciencia. Así nacieron los Guardianes. El conflicto llega cuando los humanos quieren hacer lo mismo, crear animales evolucionados, y se dedican a experimentar con ellos. Algunos experimentos salieron mejor, otros no fueron tan satisfactorios. Sin embargo, a pesar de que los que llegaron a buen término son seres igual de racionales que los seres humanos, no son tratados de la misma forma. Eso lleva a muchos de ellos a rebelarse.

La historia comienza cuando Sena, el primer híbrido creado con éxito en Irzah, escapa de las garras de la Eságila. Años más tarde, la investigación sobre los animales evolucionados se encuentra en punto muerto. El líder de la investigación, Kazbek, presiona a Iván, un joven talentoso, para que utilice sus poderes en su beneficio. Pero Iván, que había crecido junto a Sena, no está dispuesto a ceder y toma una decisión que precipitará los hechos.

No obstante, creo que no son tan importantes los acontecimientos como las sensaciones que te dejan los personajes. Tanto estos como la construcción del mundo se desarrollan a través de las viñetas y los diálogos. La acción va adelante y atrás en el tiempo y a veces resulta un tanto confuso, porque no terminas de ubicarte. Para ello resulta muy útil consultar el apéndice que viene al final del volumen, con mapas, una cronología e índice de personajes. Aun así, conforme avanza la trama y conocemos al elenco, su procedencia y sus intenciones, todo se va clarificando y conseguimos entrever hacia dónde conduce este primer arco. Pero, como decía, la clave está en las sensaciones. En el ritmo sosegado, acompañado por la acuarela de Lim, las viñetas integradas y unos personajes que no son héroes ni villanos.

La clave para entender Mirror está en su mensaje. En la búsqueda de la identidad, en qué significa ser humano, qué nos distingue a unos de otros y si esas diferencias son excusa suficiente para establecer una jerarquía. Y aquí encontramos un mensaje mucho más profundo y cercano, que nos habla de nuestro pasado y también de nuestro presente, exponiendo un tema moral de gran relevancia a través de esta fábula maravillosa.

El mundo que ha creado Ríos tiene historia y muchas capas, es un mundo vivo y en constante evolución, pero al mismo tiempo muy pensado. Ya he señalado anteriormente la gran cantidad de material adicional que encontraremos al final del volumen, con historias cortas y esquemas de todo tipo. No me di cuenta de su existencia hasta terminarlo, pero son una buena guía si el lector quiere ir más encaminado durante la lectura.

Mirror es, sin duda, una obra compleja, que merece la pena ser releída (casi lo exige) con pausa, prestando atención a los detalles. Y además sería una relectura agradecida, porque el trabajo gráfico es realmente evocador e impresionante. Después, solo nos queda imaginar qué pasará en el siguiente arco, hasta que lo veamos publicado por fin. Espero que sea pronto.

I.D.

Portada de I.D. (Astiberri, 2016).

Publicada en la revista Island, que fue nominada a Mejor Antología en los premios Eisner en 2017, I.D. sigue las peripecias de Noa, Miguel y Charlotte, tres desconocidos que deciden someterse a un transplante de cuerpo a través de una intervención compleja y que no asegura una rehabilitación completa, pues solo dos de tres tercios consiguen sobrevivir a la operación y posterior rehabilitación.

I.D. está ambientada en una ciudad indeterminada en un futuro cercano, donde vemos ciertas diferencias con respecto a nuestro presente, además del propio trasplante: desde la colonia minera en un satélite de Marte, hasta la policía, que tiene un comportamiento más violento y represivo.

Desde el inicio podemos comprobar las diferencias de actitud y de comportamiento de los tres protagonistas, muy únicos, y cada uno tiene sus propias razones para exponerse a este experimento; Noa desea un cuerpo acorde a su género; Miguel quiere escapar de un pasado problemático; Charlotte, por pura desidia.

La relación entre los tres personajes es el centro de la historia. Hay una explicación específica de la operación, que ocupa una parte de la trama y ayuda a contextualizarla; pero Ríos se centra en el diálogo, enmarcado en unos pocos espacios físicos, sobre todo interiores, como la cafetería del primer capítulo o el hogar de Charlotte, donde hay una relación más íntima pincelada entre ella y Miguel.

Como en Mirror, la identidad es una pieza clave. Al fin y al cabo, los tres personajes padecen un desorden homónimo, pero su aproximación no es la misma. Aunque el intercambio de cuerpos es un tema muy común en la ciencia ficción, siempre es interesante ver una perspectiva menos ortodoxa, en especial por lo que rodea a Noa.

El estilo de Ríos es detallado y preciso, en un uso bitono y una disposición de escenas adecuada para la novela gráfica que, aunque breve, tiene unos cinco capítulos bien diferenciados. Destacan en especial las escenas de acción y las panorámicas, donde la autora muestra todo su potencial plástico. La obra finaliza con un breve ensayo de Miguel Alberte Woorward, quien explica el marco científico y neurológico en el que se inserta la obra, aunque con ciertas libertades literarias.

En conclusión, I.D. es una obra experimental que merece más de dos y tres lecturas.

Claudia Fontana
Claudia Fontana (Reseñas/Fichas de autoras): Izoldaval. Filóloga hispánica en proceso. Era lectora de fantasía épica, pero ahora estoy virando hacia costas extrañas y múltiples. Me encantan los cómics, en papel o en digital, las series y películas de animación y Star Trek.
Blog


Laura S. Maquilón
Laura S. Maquilón (Reseñas/Fichas de autoras): Sierpe. Lectora por vocación. Arquitecta por amor al arte. Amante de la fantasía desde pequeña y fascinada por la ciencia ficción. Escribo relatos y tengo muchas historias en la mente. También escribo reseñas. Y artículos. Y hasta la lista de la compra.
Blog


Buy Me a Coffee at ko-fi.com

¿Nos ayudas con una donación?

Anuncios

Un comentario en “Reseña: Mirror e I.D.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.