Reseña: The Untamed

La primera vez que oí hablar de Mo Dao Zu Shi (nombre en chino de la novela que da origen a de The Untamed, y que podría traducirse como El gran maestro de la cultivación demoníaca) fue en Twitter, cuando unas cuentas que seguía empezaron a hablar de ella con mucho entusiasmo. Tiempo después, esas mismas cuentas explotaron de alegría cuando se anunció la adaptación a serie de imagen real y a mí me seguía picando mucho la curiosidad. Sin embargo, no fue hasta que descubrí que ese life action estaba disponible en Netflix que caí en el pozo. Y menuda caída, de verdad; lo mío con esta serie raya la obsesión.

Pero vayamos por partes y contextualicemos un poco.

Mo Dao Zu Shi es una novela ligera publicada en formato de webnovela en una plataforma online (una forma de publicación muy popular en China) que empezó su serialización en 2015. Está escrita por Moxiang Tongxiu, seudónimo bajo el que se esconde una autora de la que, por desgracia, no se sabe mucho, aunque es probable que quiera preservar su identidad debido a los temas que trata en sus novelas y al lugar en el que vive. 

No está traducida de forma oficial al inglés, pero existe una traducción fan muy buena que corre por Internet, por si os apetece investigar.

La novela pertenece al género xianxia, que es parecido al wuxia (ese género que seguro que conocéis, donde se lucha con espadas y se practican artes marciales). El xianxia se podía considerar alta fantasía china, porque además de la magia y los combates, aparecen seres sobrenaturales, como fantasmas, devoradores de almas, espíritus, e incluso dioses y otros seres divinos. Este tipo de narrativas están influenciadas por la mitología china, el taoísmo, el budismo, las artes marciales y la medicina tradicional china, y tiene unas características muy típicas. Por otro lado, Mo Dao Zu Shi también pertenece al género BL (Boys’ Love) que relata historias de amor entre hombres.

Dado el gran éxito que tuvo esta webnovela, se realizaron nada menos que tres adaptaciones a distintos formatos: cómic (que empezó a publicarse en 2017 y sigue activo), serie de animación (que empezó a emitirse en 2018 y sigue activa, y está disponible en Youtube de forma legal y gratuita) y live action (que se emitió en 2019 y está terminado). Además, el fenómeno ha provocado una gran producción de fanfics por parte del público seguidor de la serie, y un incidente con uno de ellos acabó llevando al cierre de la plataforma Archive of Our Own en China.

Aparecen los dos protagonistas, uno vestido de blanco y el otro de negro y rojo.

Imagen promocional de la serie de imagen real de The Untamed.

En este artículo me voy a centrar en la serie de imagen real, ya que como adaptación diverge un poco de la novela, pero aún así mantiene toda su esencia y en mi opinión incluso la mejora, dándole más profundidad a los personajes y a su desarrollo. El life action tiene 50 capítulos de 45 minutos cada uno, y la adaptación del guion corrió a cargo de un grupo de cuatro mujeres: Yang Xia, Deng Yaoyu, Ma Jing y Guo Guangyun. Además, como hay dos montajes distintos de la serie (un especial para la distribución internacional que puede verse en Youtube, y el montaje original, que es el que puede verse en Netflix, aunque también está en Youtube de forma legal) me centraré en la versión original.

El título internacional para esta adaptación es The Untamed, que podría traducirse como El indomable o El indómito, en referencia a su protagonista, Wei Wuxian, que es un personaje que se mueve tanto por sus deseos como por su ética y voluntad de crear un mundo mejor, aunque eso lo lleve a enfrentarse a los convencionalismos de su mundo, a la corrupción o incluso a buscar nuevas formas y técnicas que puedan parecer inmorales para el resto, adentrándose incluso en las artes oscuras. Sin embargo, y puesto que en inglés esa palabra carece de número gramatical, también se podría entender como Los indomables o Los indómitos, haciendo referencia a todos aquellos que acaban siguiendo los pasos de Wei Wuxian y rompiendo las rígidas normas del mundo de la cultivación para buscar un futuro mejor. 

Por cierto, un dato apreciativo: aquí cada personaje tiene como mínimo tres nombres: el de nacimiento, el de cortesía y el honorífico/sobrenombre, así que os pondré entre paréntesis los más destacados, por si habéis oído alguno de ellos y no os cuadra la cosa. ¡No vayamos a generar confusión!

La historia nos sitúa en una especie de China medieval, donde entre la gente normal existen también los cultivadores, que son personas con un gran poder espiritual que dedican su vida a desarrollar ese poder y a perfeccionar sus técnicas de combate con la espada y otras artes. Su objetivo es cazar y luchar contra los monstruos y los espíritus malignos. Los cultivadores se unen en clanes (o sectas, dependiendo de la traducción), y los clanes con más poder son los que dominan el mundo de los cultivadores. 

La serie empieza poniendo todas las cartas sobre la mesa: en la primera escena, asistimos a una batalla de los principales clanes contra el Patriarca de Yiling, un cultivador que empezó a utilizar la cultivación demoníaca (las artes oscuras) y se volvió tan poderoso y malvado que tuvieron que acabar con él. 

Sin embargo, ni el Patriarca de Yiling era tan malo, ni el resto de cultivadores tan buenos, y esta historia es lo que nos viene a contar.

El Patriarca de Yiling controla su amuleto del Tigre Estigio con la música de su flauta, Chenqing, para dominar a los muertos mediante cultivación demoníaca.

Wei Wuxian (Wei Ying), al que antaño conocían como Patriarca de Yiling, acaba de resucitar después de 16 años muerto (en la serie son 13, hay un poco de lío con las cifras, la verdad). Un cultivador menor caído en desgracia, Mo Xuanyu, ha sacrificado su vida en un ritual demoníaco y le ha ofrecido su cuerpo para que el alma de Wei Wuxian regrese al mundo de los vivos. Pero, para desesperación de Wei Wuxian, este regreso no es gratuito y tendrá que cumplir los últimos deseos de Mo Xuanyu (que básicamente consisten en matar a todo aquel que fue cruel con él). Si no lo hace, una maldición acabará de nuevo con su vida.

Pero lo de buscar venganza sobre gente que ni siquiera conoce no es el único problema de Wei Wuxian. Sin saber cómo, el cultivador se ve envuelto en un seguido de desgracias cada cual más surrealista: una posesión demoníaca ataca a la familia Mo; una estatua cobra vida y empieza a devorar el alma de los habitantes de un poblado; una espada ancestral busca vengar a su dueño muerto; el antiguo amuleto que Wei Wuxian usaba para sus conjuraciones demoníacas, el amuleto del Tigre Estigio sigue libre provocando maldades… 

Wei Wuxian tiene que descubrir qué o quién se esconde detrás de todos estos hechos macabros, porque intuye que están relacionados con su propia resurrección y, probablemente, será la única manera de cumplir con el deseo de venganza del sacrificado Mo Xuanyu. Y tendrá que hacerlo en secreto, porque el odio que todos los clanes sentían por él y que lo llevó a la muerte sigue intacto: si se enteran de que ha vuelto a la vida querrán matarlo otra vez. De ahí que use una máscara para cubrirse el rostro y que no lo reconozcan.

Por suerte, Wei Wuxian no tendrá que hacer esto solo. Y es que su antiguo compañero y alma gemela Lan Wangji (Lan Zhan, Hanguang-jun) estará a su lado para ayudarle a cumplir su misión.

La historia resulta un poco confusa cuando empiezas a ver la serie, porque después de los dos primeros capítulos introductorios, en los que se cuenta la situación que os he expuesto aquí arriba, hay un salto temporal que nos lleva dieciséis años atrás para contarnos todos los sucesos que llevaron a Wei Wuxian a la desgracia, y también cómo se fue desarrollando la relación entre él y Lan Wangji, que, advierto, es el slowburn más exasperante que os podáis encontrar. Una vez sabemos todo, la historia retoma la línea temporal inicial en el capítulo 33 para que los dos compañeros de cultivación resuelvan todos los misterios.

Lo que más destaca de esta historia son principalmente dos cosas. 

La primera de ellas es la construcción de mundo. Para alguien como yo, que no había visto nada de xianxia en su vida, me ha parecido fascinante. El mundo de los clanes de cultivación me ha recordado de algún modo al de los clanes ninja del manga Naruto. Tenemos hechizos de sangre, control de marionetas (parecen zombis, pero he leído que está muy feo llamarlos así, así que mejor no hacerlo), instrumentos musicales mágicos, como la flauta de Wei Wuxian o el sitar chino (guqin) de Lan Wangji, espadas que actúan según la voluntad de sus dueños y sobre las que se puede volar, etc.

Algunos de los personajes principales de la historia. De izquierda a derecha: Wen Ning, Jiang Cheng, Wei Wuxian, Lan Wangji y Lan Xichen.

Además, todo ello está llevado a la pantalla con mucho mimo y acierto (dejando a un lado los efectos especiales, que, os advierto por si no estáis acostumbrados, dan un poco de risa). Los decorados, el vestuario, las armas, todo ayuda a dar muchísima verosimilitud a la historia y tienen un peso importantísimo.

Hay toda una red de relaciones entre los clanes. Los principales son los que lideran la historia: el clan Wen de Quishan, el clan Jin de Lanling, el clan Lan de Gusu (al que pertenece Lan Wangji), el clan Jiang de Yunmeng (al que pertenece Wei Wuxian) y el clan Nie de Qinghe.

Mientras que en la parte de la historia que transcurre en el pasado el enemigo a batir era el clan Wen, que quiso hacerse con el dominio sobre los demás usando cultivación demoníaca y un objeto maligno que controla a los muertos (parecido al que usa Wei Wuxian), en el presente vemos como la batalla contra los Wen ha dejado un panorama muy distinto, haciendo que algunos clanes cayeran en desgracia y otros alcanzaran el poder.

El otro aspecto que destaca especialmente en la serie es la relación entre Wei Wuxian y Lan Wangji. Aunque en la novela esa relación es explícita (y muy explícita, porque hablamos de un BL), en la adaptación para la serie tuvieron que sortear la censura que China impone a los programas televisivos en materia de contenido homosexual valiéndose de escenas con una intención clarísima, pero que nunca llegan a culminarse. No veréis ningún beso, ni oiréis ningún «te quiero» por parte de los dos protagonistas. Pero no importa, porque todas las miradas y los gestos que tienen el uno con el otro hablan por sí solos. Y el subtexto, amigas, ¡ay, el subtexto!

Wei Wuxian y Lan Wangji son como la noche y el día. El primero es irrespetuoso, alocado, demasiado aficionado al alcohol y con unos ideales muy rompedores que no encuentran lugar dentro de las estrictas normas del mundo de la cultivación. El segundo es recto, callado, se toma las normas al pie de la letra y es muy fiel al mundo de la cultivación y al hecho de ayudar al débil. Pero aun así se complementan a la perfección y sacan lo mejor el uno del otro.

Pero ellos dos no son los únicos personajes destacables. Lo cierto es que la serie tiene muchísimos más, con tramas secundarias y relaciones entre ellos que te mantienen pegado a la pantalla para saber qué les ocurrirá a continuación. No puedo hablaros de todos ellos en detalle, porque hay muchos y no acabaríamos nunca, pero quiero destacar a Lan Xichen (Zewu-jun), hermano de Lan Wangji, que es un apoyo para los dos protagonistas; Jiang Cheng, heredero del clan Jiang y hermano adoptivo de Wei Wuxian, que guarda un gran rencor al Patriarca de Yiling y tiene una relación muy compleja con él, de amor-odio; los hermanos Wen Ning (el General Fantasma) y Wen Qing del clan Wen, que tienen un papel importantísimo en toda la trama; Nie Huaisang, compañero de Wei Wuxian; y Meng Yao (Jin Guangyao, Lianfang-zun), que pasa de ser un sirviente a líder del clan Jin. 

Wen Qing, uno de los personajes femeninos con más peso en la trama.

Sin embargo, y dejando a un lado todas estas cosas buenas, la serie también tiene cosas malas y la principal y más grave es el tratamiento de los personajes femeninos. Como habréis podido ver con lo que os he contado hasta ahora, hay pocas mujeres en la historia. Es cierto que la serie intenta arreglar la novela en ese punto y da mucho más desarrollo a los pocos personajes femeninos que aparecen en ella. Sin embargo, ese desarrollo es insuficiente y deja un muy mal sabor de boca en ese sentido. Había muchos personajes potentes y que podrían haber tenido un desarrollo profundo y haber aportado mucho más a la trama, como la madre de Wei Wuxian, la maestra de ella, Baoshan Sanren, la maestra Lan o la señora Yu, esposa del líder del clan Jiang. O personajes con peso que podrían haber tenido un desarrollo mejor, como Jiang Yanli, la hermana adoptiva de Wei Wuxian. Y sin embargo se quedan en poco o nada.

Otro punto que deja una ligera desazón es el hecho de que, debido a la censura, la relación entre Wei Wuxian y Lan Wangji nunca llegue a confirmarse de forma explícita. La serie no juega con el queerbait. Os aseguro que la relación entre ellos es clarísima y hay muchos momentos en los que le gritas a la pantalla «¡no me puedo creer que esto pasara la censura, pero si están casados!». Empezando por el hecho de que los dos se llaman por su nombre de nacimiento, algo que significa una enorme intimidad. De hecho, hay muchísimo subtexto en ese sentido y si os interesa el tema os invito a leer este artículo, que habla de las formas en las que los dos personajes se declaran su amor sin llegar a usar palabras (¡ojo con los spoilers!): «6 times The Untamed was like, “Censorship who?” and gave the gays their rights». Pero siempre queda el gusanito de «ojalá hubiese habido un beso de verdad».

Personalmente creo que la serie es una adaptación buenísima, uno de esos pocos casos en los que mejora la historia original. Combina a la perfección aventuras, misterio, horror, romance y fantasía. Aunque la novela de Mo Dao Zu Shi es una manera excelente de conocer un poco más a fondo el worldbuilding y los detalles sobre la magia y los entresijos de este mundo de cultivadores y sus clanes, se trata de una historia un poco plana (debido a su concepción como novela ligera), con unos personajes estereotipados, en la que la relación romántica sigue unos códigos muy estrictos de webnovela y de BL (en el sentido negativo).

Lan Wangji ofrece una vaina de flor de loto a Wei Wuxian para que se coma las semillas que contiene, en uno de los momentos íntimos que la pareja comparte a lo largo de la serie.

La serie, por el contrario, toma ese mundo tan rico y lo expande, le da una profundidad y le quita los estereotipos. Puede que si estás viendo la serie te pierdas detalles importantes sobre cómo cómo funciona exactamente el mundo de la cultivación y sus artes. Pero a cambio te da una profundización muy interesante en cuanto al desarrollo de personajes. Ya no solo por las mujeres, sino también por cómo se va creando la relación entre todos ellos (muchos personajes aparecen antes en la serie, de manera que les coges más cariño y entiendes mejor sus motivaciones y sus acciones futuras). Y no hablemos de los dos protagonistas, Lan Wangji y Wei Wuxian, a los que sus actores (Wang Yibo y Xiao Zhan) dan una humanidad muy profunda, el primero de ellos haciendo que en el fondo de esa personalidad tan osca de Lan Wangji encontremos a un trozo de pan, y el segundo haciendo que el loco de Wei Wuxian no se caracterice solo por el egoísmo y pasotismo, sino que también haya una preocupación genuina por lo que le rodea.

Así que, si os gustan este tipo de historias tan completas, con mucha fantasía, drama, aventuras y pasión, ya estáis tardando en verla. Eso sí, os advierto que vais a sufrir muchísimo con esta serie. Cogerá vuestro corazón, os lo arrancará, lo pisoteará y se lo comerá. Y no lo hará una sola vez, sino una detrás de otra en una caída cuesta abajo y sin frenos. Pero incluso así la disfrutaréis como nunca (¡os lo dice un alma sensible!). Así que os aconsejo que despejéis vuestra agenda, os compréis una caja de pañuelos de papel y la busquéis en Netflix. Eso sí, poniendo la aplicación en el idioma inglés porque si no, no sale. Los subtítulos están en español, no preocuparse.

Anna Roldós
Anna Roldós (Reseñas/Artículos/Corrección): Escritora, editora y exlibrera. Licenciada en Química, abandoné ese camino para dedicarme a lo que me apasiona de verdad: los libros. Escribo relatos, novelas y fanfics de fantasía y ciencia ficción. Fangirl de muchas cosas de las que me gusta hablar en mi cuenta de Twitter. Web.


Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Si quieres estar al día de nuestras publicaciones, subscríbete a la newsletter de La Nave Invisible.

5 comentarios en “Reseña: The Untamed

    • ¡Totalmente de acuerdo!

      MianMian es la única que se atreve a enfrentarse a los clanes en ese momento (Lan Wangji también lo hace, a su manera, pero eso es de esperar) y menudo trato recibe por ello. Es una lástima que el personaje esté tan poco desarrollado, porque podría haber dado muchísimo juego. ¡Y ojalá saber también qué le dijo Lan Wangji en esa conversación que tuvieron los dos después de eso!

      Muchas gracias por el comentario.

      Me gusta

  1. lo de arrancarte el alma es tan cierto, de 50 capítulos habré llorado 40 con pañuelos incluidos. no recuerdo haber visto una serie que me haya afectado tanto en mis 25 años. también concuerdo en que el live-action enaltece mucho a la obra original quitándole los estereotipos y poniendo mucho más presencia a las mujeres. la serie es hermosa y se agradece tanto a los actores como a la producción y dirección el haber podido retratar una historia de amor tan épica como lo es wangxian (por mucho que existiera la censura)

    Me gusta

    • Hicieron un trabajo sublime. La producción es una pasada y la verdad es que mejora muchísimo la historia original y la lleva a otro nivel. Y totalmente cierto lo de sufrir. La serie engaña mucho en los primeros episodios, en los que parece que todo son risas. Y entonces empieza el drama y es una puñalada tras otra y no puedes dejar de llorar. Pero, por suerte, cuando Lan Wangji y Wei Wuxian se reencuentran, todo se vuelve muy bonito.

      Muchas gracias por el comentario.

      Me gusta

  2. olvidaste mencionar que la serie es altamente adictiva… llevo toda la cuarentena repitiéndola y no me canso de ellos… a pesar de que ya tiene más de un año que se estrenó en China

    Me gusta

Responder a paola Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .