Reseña: Plata Pura

Lo queráis o no, esta reseña os va a sonar a la mítica canción de La Unión, solo que, en lugar de en París, la acción de Plata Pura transcurre en las calles y urbanizaciones de Madrid. El lobo-hombre de Nuria C. Botey se llama Max, no Denís, y sobrevive como actor porno y asesino a sueldo. Y acaban de encargarle una misión tan importante como compleja: debe cargarse a la enemiga de su contratista, que le está arruinando el negocio del narcotráfico, y comienza a investigar a su futura víctima. Solo que no es el único. Gustavo Alonso, inspector de policía, también llega a la casa de la misma mujer, Miss Mary, aunque por diferentes razones: están tratando de relacionar las muertes de dos asesinos a sueldo en las semanas previas.

En un suelo de losas de piedra se ve la sombra que arroja una figura con actitud amenazante, ataviada con botas de montaña y vaqueros. Toda la imagen tiene un filtro rojo.
Cubierta y diseño de Ideas Gráficas.

Comienza así un thriller despiadado y cruento, dirigido por la búsqueda de Max a través de conocidos de Miss Mary, con la que llega hasta Andrej, un chaval de aspecto andrógino con unos fetiches bastante tóxicos y que sirve de excusa para mostrar al Max más despiadado. Y es que nuestro protagonista, en el fondo, continúa siendo un animal salvaje; incluso peor, porque tiene consciencia de ello y lo disfruta.

La novela, por tanto, está plagada de violencia y escenas de tensión, sangre y dolor. Es una historia sobre monstruos, algunos que son humanos y otros que no tanto, y por razones diferentes. Poco a poco, a través de los encuentros sexuales de Max y Andrej, van surgiendo detalles en los que se desdibujan los límites entre lo sobrenatural y lo grotesco. Pero, sobre todo, se le da volumen al personaje de Max, matices que consiguen que empatices con él en algunos momentos, aunque sean contados.

Y es que no hay que buscar referentes en esta novela. En Plata Pura no existen los blancos y los grises tiran más hacia lo oscuro. No busca concesiones ni redención, no es complaciente, ni siquiera en el caso de los policías. Hay un diálogo entre los que se hacen llamar monstruos y quienes lo son realmente. Las personalidades de los personajes están marcadas por su posición de poder, si son cazadores o víctimas. A través de estas relaciones Botey critica su toxicidad y los vaivenes de Max por Madrid le permiten señalar la indefensión de la gente sin techo y las diferencias sociales entre ciudadanos de a pie y quienes viven en las urbanizaciones de lujo del extrarradio. Hay lugar también para criticar el poder en las sombras y cómo el dinero puede crear verdaderas atrocidades.

No lo negaré, no es una novela agradable y llegó un punto que las escenas de sexo (o las violaciones consentidas, que, por contradictorio que parezca, tienen sentido en este contexto) no me aportaban ningún extra. Es difícil medir cuándo el lector se insensibiliza ante la violencia extrema porque es algo bastante personal. No obstante, el ritmo y la tensión están muy bien construidos y la historia te atrapa desde el principio. La autora utiliza muy bien las herramientas de la novela negra para guiar la trama y deja que lo sobrenatural aparezca cuando es oportuno.

Foto de la autora, primer plano con la playa de fondo. Tiene el pelo corto y rizado y lleva gafas con montura invisible y cristales trapezoidales.
La autora, Nuria C. Botey, ganadora del Premio Nocte 2013 por la antología Vosotros justificáis mi existencia.

Aunque detestable como persona, la construcción del personaje de Max es brillante. Sin ello, Plata Pura no se sostendría, pero nuestro lobo-hombre aguanta el peso sin despeinarse. Aun sin saber del todo cómo funciona el mundo en el que vive, es astuto y ha sabido adaptarse a él, conocer las normas básicas para sobrevivir. De alguna manera, Max no es un monstruo porque un lobo habite en él: más bien el mundo humano en el que se ha encontrado lo ha moldeado así. ¿Cómo sobrevivir en un mundo donde no tienes nada ni eres nadie? Pasando por encima de todos.

En definitiva: es la sociedad la que crea monstruos.

Para les amantes de las emociones fuertes, la novela negra y el terror basado en lo monstruoso y la violencia, Plata Pura es una excelente obra. Está bien escrita, te agarra y no te suelta y muestra una sociedad podrida sin tapujos. ¿Quién es realmente Miss Mary? ¿Conseguirá el inspector descubrirlo todo antes de que Max acabe su misión o el cazador será más rápido que la ley? Tendréis que leerlo para descubrirlo.

Otras reseñas: Fantasymundo, Origen Cuántico.

 

Laura S. Maquilón
Laura S. Maquilón (Novedades/Fichas de autoras): Escritora ofídica. Correctora y diseñadora profesional. Reseñista en Más que veneno y Libros Prohibidos. Coorganizadora de la iniciativa #LeoAutorasOct. Le gusta soñar con mundos mejores. Desvaría en Twitter.

 

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Si quieres estar al día de nuestras publicaciones, subscríbete a la newsletter de La Nave Invisible.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.