Entrevista a Tamsyn Muir

Este pasado Celsius, un pequeño equipo de La Nave tuvo el privilegio de contar con un rato para sentarse a hablar con Tamsyn Muir. No vamos a hacer una presentación de la autora porque a estas alturas si lees tanto fantasía como ciencia ficción o terror, ya conoces La Tumba Sellada. Estuvimos charlando con ella de los primeros dos libros, Gideon la Novena y Harrow la Novena. Además, conseguimos que nos hablase un poquito de Nona la Novena, la tercera entrega. También, de cómo es que está escribiendo una trilogía de cuatro libros, o de cómo es publicar una saga bestseller llena de lesbianas con espadas.

Nona la Novena llega a librerías (¡por fin!) el 22 de septiembre. Mientras esperamos estas últimas horas, os dejamos con la extensa charla y si tras ella no podéis esperar, os recordamos que hemos publicado el primer capítulo y también el segundo gracias a Nova.

La cubierta representa a una mujer joven, pelirroja y con el pelo largo atado a una trenza, que mira al espectador. Tiene media sonrisa, una camiseta con una hamburguesa y una chaqueta que le cae hasta los codos. De fondo hay calaveras y huesos flotando, y a la izquierda; un perro delgado con seis patas.

Cubierta de la edición española de Nona la Novena.

La Tumba Sellada es un mix de inspiraciones. Es una mezcla de géneros literarios, pero también lo es de estéticas. Es una historia compleja, con muchos personajes y ambientes diferentes. ¿Cómo surge la idea de esta saga? ¿Tuvo esta forma y todos sus elementos desde el principio?

Tuvo esta forma desde el principio, porque no tenía ni idea de qué estaba haciendo. La gente ahora me dice que mezclo muchos géneros y muchas cosas diferentes, pero yo solo puse todo lo que quería poner. Fui bastante ambiciosa, como cuando quieres poner de todo en una pizza. Ahora lo miro bien y digo, sí, sí que es una mezcla de géneros, pero no lo planifiqué así. No me dije “voy a hacer algo con 10 géneros diferentes”: hice lo que quería hacer. Luego se convirtió en un problema cuando quise venderlo, porque la gente me dijo que no sabía cómo ubicarlo en el mercado, que no sabían a quién se lo podrían vender y que chao. Pero después tuve mucha suerte.

También tiene mucha mitología mezclada, sobre todo griega y romana. Nos gustaría que nos contases algo más sobre las fuentes que usas para nombrar a algunos de los personajes y lugares.

Eso es algo con lo que me lo pasé muy bien. El nombre de cada uno debería reflejar al menos un poquito de quién es, aunque en algunos casos es más obvio que en otros. Alguna gente no se ha dado cuenta, pero si te fijas, los apellidos de los personajes son los números de las Casas. Quise hacerlo así para que fuese más fácil de entender, porque incluso yo misma, en el primer borrador, mezclaba quién pertenecía a cada Casa, sobre todo a la Sexta y la Séptima. Lo hice así para que siempre se supiera, según el apellido, de qué Casa venía cada personaje. Es una manera muy romana de poner nombres, el reflejar de dónde vienen.

Pero los nombres están escogidos de fuentes mucho más variadas. Algunos vienen de la Biblia, como el nombre de Gideon. Quería un nombre muy masculino y musculoso. Ella es muy butch, quería que tuviese un nombre bíblico reconocible. Harrowhark, en cambio, no lo es exactamente, pero tiene cierta relación. Podríamos ir desgranando cada uno de los nombres, pero llevaría dos horas y me lo pasaría demasiado bien. Dulcinea, es una referencia a Cervantes. Me encanta que los fans españoles lo hayan entendido tan bien, porque en inglés muchos no lo han cogido. Gracias, fans españoles.

En un jardín y sentadas a una mesa. Laura Huelin está de perfil respecto a la cámara, mientras que Muir está de frente. Ambas se ríen y en la mesa hay un papel con las preguntas de la entrevista, que son muchísimas.

Laura Huelin, de La Nave Invisible, durante la entrevista en Avilés.

La estética de los libros es fortísima. Inspira a los lectores a crear fanart y es muy reconocible. ¿En qué elementos te has basado para crear algunos de los elementos más reconocidos, como las pinturas de la Novena, de la Morada Canaán o el Mitreo?

Todo empieza en los huesos. Todo empieza en los huesos y a partir de ahí casi todo son huesos. Esta estética es, como decía antes, todo lo que quería poner junto. Todo el mundo viste con capas muy vaporosas. Hay casi una división de género entre nigromantes y no nigromantes y caballeros. Quería hacer una estética diferente para cada grupo. Y también quería codificarlos por colores. ¡A todo el mundo le gusta organizar por colores! Escogí un color para cada Casa y así cada personaje viste con sus colores. Que desde la infancia se escogiese algo así. Creo que cada uno quiere tener su propia tribu especial, que tiene su propio color especial. Como en Avatar: The last airbender, que cada uno cuando es adolescente dice “yo soy de esta tribu, y tú eres de esa tribu” y se diferencian por colores.

Quería una estética unificada en la que todo el mundo usa los huesos, pero cada Casa tiene una apariencia diferente que refleja quiénes son.

La Tumba Sellada iba a ser una trilogía, y de repente apareció Nona. ¿Qué pasó?

(se ríe) ¡También me lo pregunto yo!

Lo que pasó es que el último libro, Alecto, se volvió demasiado largo. Tenía una fecha de entrega planeada y mi editor, muy amablemente, me decía “¿qué tal vas?”, a lo que yo respondía “estamos cerca”, y me dijo “¿cuánto has escrito?” y le dije “unas 140.000 palabras, pero todavía estoy en el primer acto”. Y se puso bastante triste. Quería contener toda la historia en un solo libro, pero cuando haces libros tan largos no los puedes imprimir en tapa blanda… piensa en Canción de hielo y fuego, son gigantes; o El priorato del Naranja; si se te cae encima de un gato, lo matas.

Pero ocurrían tantas cosas en Nona, en ese primer acto, que era su propia historia. Y siempre ha sido una parte muy rara de la historia, así que se podía dividir. Ahora estoy contenta de haberlo hecho; pero no lo estuve durante un tiempo, porque quería una trilogía de tres libros.

…pero cuatro libros está bien. Es original.

¡Sí está bien! Pero contaba con poder terminar con esto este año.

Muir lleva el pelo recogido tras la cabeza, una camiseta crop blanca, una camisa hawaiana por encima y sujeta en una mano un Gideon, en la otra un Harrow, y sonríe a la cámara.

Muir sujetando las ediciones españolas de Gideon y Harrow, para Mi Gijón. Foto de A. Damián Fernández para Mi Gijón.

Una de las cosas definitorias de los libros es la cantidad de referencias que hay mezcladas.

(se ríe)

Ya sabes qué te voy a preguntar, ¿verdad?

Sí, ya lo sé.

Desde memes a citas bíblicas. Siempre se dice que los libros deberían aspirar a ser intemporales y a “envejecer bien”. ¿No tienes miedo de que el uso de referencias tan inmediatas haga que los libros se queden anticuados pronto o no se entiendan en un futuro?

Una cosa que encuentro muy interesante de leer libros de ciertos períodos es cómo no entiendo algunas de las referencias. Sé que algunas personas van a decir que no pueden entenderlas, y que no pueden leer un libro de Historia y una novela a la vez. Pero a mí me encanta encontrarme con todas esas referencias que ya nadie entiende. Quizás esto viene de los primeros trabajos de Shakespeare; lees un Shakespeare anotado y está haciendo referencias a cosas que no han sido importantes desde ese período.

Hay muchas cosas que están envejeciendo fatal en estos libros. Hay memes que hicimos cuando era joven y son muy viejos. Son memes que solo los millennials van a entender. ¡Y es algo que me gusta! Creo que van a envejecer, y que ya puestos, empiecen a envejecer ahora. Nunca seré Shakespeare, nunca vamos a ver una edición anotada de La Tumba Sellada (o sí), pero creo que es divertido tener referencias tontas sacadas de Internet, y muchas otras referencias de la Biblia, de otros libros que he leído, de poemas que me gustan, y ponerlas a todas al mismo nivel. Me gusta tener la experiencia de leer cosas que no entiendo, y tener que buscarlas. Y como quiero que todo el mundo sea como yo, hice unos libros así.

Yo leería una edición anotada de La Tumba Sellada.

(se ríe) Le voy a vender la idea a mi editor.

¿Sabes que hay listas creadas con las referencias de estos libros, capítulo a capítulo, no? Hay artículos, un subreddit, y listas enormes.

¿Qué? ¡Ni idea! Nunca busco nada en Internet porque creo que voy a encontrar a gente diciendo que mis libros son malísimos, así que no sé nada. ¿De verdad habéis hecho eso?

Sí, están creciendo aún. Pero no sabemos si lo hemos encontrado todo.

Me sorprendería que las hubierais encontrado todas porque he incluido algunas estando convencida de que nadie más que yo las iba a entender. Pero eso es genial.

Una de las últimas que hemos encontrado estaba hablando de un sonido que usas, como un sonido muy específico, el ruido de la lluvia, creo, que hace plíquiti, plíquiti, plic. Y pensamos “¡pero si esto es de una canción!”

Habéis encontrado la referencia a Tori Amos. Guau. Es genial.

Harrow en el centro, mira desafiante al espectador. Lleva una espada en la espalda, una especie de chal blanco, y estira una mano para invocar huesos. Esqueletos flotan en el fondo.

Portada de Harrow la Novena en su edición en inglés.

Son libros de terror, pero tienen juegos de palabras, chistes y definitivamente, momentos muy humorísticos. ¿Por qué usas el humor en una historia de terror?

Porque creo que el humor hace el terror más profundo, y el terror hace el humor más profundo. En cierta manera es porque soy neozelandesa y parte de nuestra cultura, nuestra manera de enfrentarnos a muchas cosas, es reírnos de ellas. Cuánto más oscura sea y más miedo dé una situación, es más probable que hagamos un chiste fuera de lugar. Creo que podemos ver más de ese humor kiwi en obras de Taika Waititi, Jemaine Clement, o Rose Matafeo, una monologuista. Es un humor muy neozelandés, es un humor de contrastes.

Para mí, al escribir, creo que me gusta desequilibrar a la gente. Disfruto de no saber si debería estar riéndome o debería estar gritando, porque para mí, un chiste es más divertido cuando aparece en el momento incorrecto. Pero también da más miedo cuando he bajado la guardia, creo que todo va a estar bien, y en realidad no lo está. Quiero provocar ese desequilibrio. Sé que es algo muy kiwi, pero creo que también está muy imbuido en la escritura de terror.

Son libros de terror, pero también de fantasía y de ciencia ficción y de thriller y de misterio. Gideon tiene muchos elementos de los libros de misterio, Harrow de terror gótico. ¿Qué otros géneros tocarán los siguientes libros? ¿Qué nos espera en Nona?

En Nona podéis esperar unos cuantos elementos propios de la literatura infantil. También, hechos a mi propia manera, de los documentales bélicos. Y son dos cosas muy diferentes. Quise canalizar algo de Maud Montgomery, que escribió Ana de las Tejas Verdes, y es una comparación muy rara, porque también estoy mezclando algo de la ciencia ficción apocalíptica o bélica que leí de niña en los 90, como Children of the dust (de Louise Lawrence). Son dos inspiraciones que no deberían mezclarse, pero yo las mezclé. En cierta forma, también es un libro sobre un golpe, una historia sobre robar algo. No sé si va a funcionar o soy yo de nuevo poniendo demasiada piña en la pizza, pero estos son los elementos que tiene. Y un par más que ya veréis. 

Otra de las cosas meritorias de la saga es la enorme cantidad de personajes femeninos y la variedad que nos encontramos. Hay personajes femeninos que pueden con todo, los hay a los que les cuesta más, los hay malos como la peste, los hay de corazón puro, las hay maternales y las hay despegadas. Nos gustaría que nos hablases de la construcción de tus personajes femeninos y cuál de todas ellas te gusta más.

¿Por qué me preguntas eso? ¡No puedo elegir entre ninguna de mis horribles niñas! Amo escribir tantas mujeres, por razones diferentes. Siento comunicar que siempre me lo paso muy bien escribiendo a Ianthe Tridentarius, aunque puede que sea obvio. Es un personaje muy divertido de incluir en cualquier escena, porque es muy liante y lo estropea todo. Así que si tienes una escena dramática e Ianthe está en ella, hay en marcha una cuenta atrás para que Ianthe la líe. Pero también me gusta mucho escribir a Camilla Hect, quien no estropea nada, y creo que cada vez va estando más harta de todo a medida que avanzan los libros.

No creo que haya un personaje que no me guste escribir, porque si no me gustase, no lo estaría escribiendo. No tengo un solo personaje femenino que, cuando aparezca, no piense “debería escribir más sobre ti”. Y por eso me lo pasé tan bien escribiendo Harrow, porque varios de los personajes femeninos vuelven. Creía que no había mostrado demasiado de algunos, como por ejemplo Abigail, en el primer libro. Y fue muy divertido poder volver a Abigail. He podido volver a otros pocos personajes femeninos en Nona, pero también he podido escribir unos cuantos nuevos.

Con los personajes femeninos… nunca hago un personaje masculino si podría haber escrito una mujer, o uno que se identifique como mujer. Porque el ratio ahora mismo está en… hay como un par de hombres y muchas, muchísimas, mujeres. Y a veces le doy roles femeninos a los personajes masculinos, como a Palamedes, que en mi mente es el amigo confiable con un gran corazón, que es un papel que se le suele dar a los personajes que identificamos como femeninos. Palamedes es mucho más bueno de lo que cualquiera de todas esas mujeres podría ser.

Es muy majo.

¡Es muy majo!

Y no estropea nada nunca.

No, y a lo mejor por eso es un poco menos divertido de escribir, pero, a la vez, es agradable tenerlo por ahí, siendo simpático, siendo suave. Mientras, los personajes femeninos andan por detrás pegándose puñetazos, liándola muchísimo…

En una mesa de madera, Muir habla y gesticula.

Muir en su presentación durante el Celsius. Fuente: festival Celsius.

Hasta ahora, cada uno de los libros ha tenido material extra. ¿Cómo aparece ese contenido extra? ¿Es necesario que los lectores lo tengan en cuenta?

No es para nada necesario. Tienes que leer Gideon para entender Harrow. Sé que hay gente que ha leído Harrow primero, y de verdad no sé cómo lo han podido hacer. Pero no quiero escribir de manera que tengas que comprar un libro nuevo con el material extra para entender los siguientes libros. En las ediciones de bolsillo (que en inglés es donde se incluyeron los contenidos extra) solo quería darles a los lectores un pequeño regalo por haber comprado el libro en tapa blanda y cuando ya no era novedad.

Es más sobre el marketing de los libros y sobre cómo hacer un libro más atractivo cuando ya hay tantas ediciones diferentes de la obra. No quisiera ser yo quien tenga que vender un libro mío un año después de que haya sido novedad.

Sí espero que, en algún momento, podamos recopilar todos estos pequeños relatos en una antología. Y que sea un bonus especial que no sea necesario leer porque te estés perdiendo información que no haya podido incluir de otra manera. Eso no es lo que quiero.

En una entrevista comentaste que empezaste a escribir ficción gay arropada por la comunidad de Livejournal y luego en el mundo del fanfic. De ahí has pasado a tener un gran elenco de lesbianas en una saga bestseller. ¿Qué ha cambiado en estos años? ¿Ha cambiado el panorama editorial? ¿Han cambiado los lectores? ¿Has cambiado tú?

Lo que cambió fue cómo leían los lectores. Cuando escribía en Livejournal, publicábamos en posts privados, para nuestras amigas. A menudo, en el mundo del fanfic de lesbiana tenías unas cuantas amigas y publicabas todo en privado. Aún recuerdo en los viejos tiempos del fanfic, y esto me hace sonar muy mayor, cuando la gente tenía pequeños banners en sus firmas que decían “no fics gays” porque estaban protegiendo a los personajes de que escribiéramos fanfic gay con ellos. A ver, teníamos 12 años y no entendíamos nada. Pero ya sabes, yo tenía 12 años y era gay. Y había muchos menos fics con lesbianas que con hombres gays. Creo que esa tendencia continúa, pero también hay una comunidad grande que quiere escribirlo.

Cuando llegué al punto de querer escribir mis propias historias, pensé que tenía que volver a lo hetero. Escribir historias de heteros, que se puedan vender. Y me llevó unas cuatro historias publicadas preguntarme si alguien querría comprarme una historia si la escribiese con lesbianas. Y aquí estoy.

Escribí una novela corta que se publicó en la Magazine of Fantasy & Science Fiction, The Deep Water Bride, y fue increíble para mí. No sabía que alguien podía querer leerla. Cuando escribes gays como que te meten en el cajón de los gays, te incluyen en las antologías gays, etc. Te separan del resto de la ficción. Hay unos antólogos gays geniales, gente que recopila estas historias, gente como Steve Bernam que hacen muy buen trabajo. Pero entrar en lo generalista era un sueño que mi yo de 12 años ni siquiera se atrevía a tener.

¿Cómo hemos llegado aquí? Las cosas han cambiado. No podría haber publicado Gideon hace diez años. No creo que pudiera haber publicado Gideon hace siete años.

Creo que algo cambió, porque cuando salió Gideon en 2019 hubo varios libros más de lesbianas. Creo que accidentalmente todas tuvimos una ola psíquica. No sé qué pasó, pero fue un buen año.

Las autoras mencionadas sentadas a una mesa, con un mantel y cada una su botella de agua.

La mesa redonda que la Nave organizó durante el festival, Laura Huelin presenta a Gabriella Campbell, Paula Peralta y Tamsyn Muir. Al lado de esta, las intérpretes Andrea Penalva y Laura Morán.

Los libros están llenos de referencias a memes y otros libros. ¿Nos puedes recomendar algún libro que hayas leído últimamente y te haya gustado?

Algo horrible de ser autora es que leemos libros que nos encantan pero que no están a la venta aún. Así que voy a ser bastante mala y voy a recomendarlo de todas maneras porque estoy en mi Derecho de Escritora:

Hay un libro nuevo de una escritora, Emily Tesh, que se llama Some desperate glory. Tiene algunas de las heroínas más horribles, malvadas, crueles y brutas que haya leído. Saldrá con Tor en unos meses. Acaban de revelar la portada y es extremadamente preciosa. No puedo recomendarla lo suficiente, es una pasada. Emily Tesh es una clasicista de verdad, por lo que tiene mucha mitología y muy buena. Y también es… una locura. Cuando lo leí, pensé que me parecía mentira que hubieran accedido a publicar algo así, ¡pero me parece bien! Leed Some desperate glory, es muy muy buena. Y buscad la portada, que es preciosa.

Y obviamente, ¡es muy gay!

Desde La Nave Invisible queremos dar gracias a Nova y a la organización del Celsius por habernos permitido tener esta charla con Tamsyn Muir. Y desde luego, también le agradecemos a ella habernos atendido, ser tan amable y abierta.

Ahora solo nos queda esperar a que se publique Nona. Ya tenemos la cuenta atrás en marcha. ¡Qué ganas de lo siguiente de La Tumba Sellada!

Laura Huelin
Laura Huelin (Reseñas/Investigación): Licenciada en Filología harta del canon literario y los géneros sociales. Me aburren los mundos realistas y me apasiona la ciencia ficción y las clásicas. Me encanta investigar, aprender y conocer. También organizo el AnsibleFest. Twitter.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Si quieres estar al día de nuestras publicaciones, subscríbete a la newsletter de La Nave Invisible.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.