Reseña: Binti

Aunque Nnedi Okorafor lleva publicando más de diez años (escribiendo relatos, más de quince), es en los últimos tiempos cuando ha ido ganando mayor relevancia, hasta convertirse en una de las voces más interesantes de la ciencia ficción y la fantasía estadounidense. Su reivindicación de sus raíces nigerianas y la impronta de África que reflejan sus obras le han dado a su trabajo un carisma especial, que merece mucho ser tenido en cuenta por quienes están buscando algo diferente en sus lecturas. Ahora, con una buena colección de premios en su haber (Premio Mundial de Fantasía, Hugo, Nebula…), una de sus novelas a punto de ser llevada a la pequeña pantalla (Who fears death) y colaboraciones que se extienden también al ámbito de los cómics, su nombre ya no pasa desapercibido, e iba siendo hora de que alguien decidiera apostar por ella aquí. Gracias a la editorial Crononauta por dar el paso, y por invertir tanto mimo en la edición.

La obra de Okorafor que debuta en nuestro idioma es Binti, primer tomo de una trilogía de novelas cortas. Y estábamos esperándola con tantas ganas que en La Nave decidimos retrasar un mes nuestra lectura conjunta de febrero para hacerle un hueco. Así que sí, ¡aprovechamos la entrada de hoy para convocar una Lectura Conjunta de Binti en marzo! No hay mejor forma de dar la bienvenida a Okorafor a nuestras estanterías y además apoyar a Crononauta, cuyo proyecto editorial merece todo el cariño y la ayuda que podamos darle. ¡Animaos, que os esperamos con los brazos abiertos!

¡Rumbo a Oomza Uni!

Pero ¿qué es lo que nos ofrece Binti? La respuesta rápida es: la historia de una joven que abandona su pueblo natal y se separa de su familia, para emprender un viaje que la cambiará por dentro y por fuera. La novela narra un punto de la vida que a todos nos puede resultar familiar, en mayor o menor grado: el momento en el que salimos del nido para ir a la universidad o para estudiar en el extranjero, y dejamos atrás el ambiente en el que nos hemos criado para adentrarnos en lo desconocido. Ese paso que separa la adolescencia de la juventud y que empieza a expandir nuestros horizontes. La ingenuidad o inocencia con la que nos enfrentamos al cambio a causa de la ilusión y las expectativas, pero también el fuerte golpe que conlleva darse de bruces con la realidad y verse obligado a tomar decisiones cuyas consecuencias no podemos calibrar del todo. En definitiva, la historia del crecimiento de una muchacha de dieciséis años.

Para quienes quieran enfrentarse a la LC sin más datos, reuníos de nuevo conmigo en el último párrafo para las instrucciones de rigor. Para los demás, vamos allá con la reseña propiamente dicha.

Como comenté arriba, Binti abre una trilogía de novelas cortas. Esta es de hecho la más corta de las tres, apenas cien páginas, por lo que es fácil terminarse el libro de una sentada y casi maldecir la última página, porque al darle la vuelta ya no hay más. Algo así me pasó mientras leía, porque la historia de Binti es intensa y está muy condensada, de tal modo que te absorbe y te deja con ganas de más, deseando saber qué nos espera al final de los caminos que han quedado abiertos y que apenas se han rozado.

Este es un aspecto muy importante de la novela, en realidad: su carácter es más bien introductorio, como un relato largo que nos presenta a nuestra protagonista y el escenario en el que se va a mover. En Binti, asistimos al momento en el que la joven del mismo nombre es admitida en Oomza Uni, la universidad más importante de la galaxia. Binti tiene apenas dieciséis años y es himba, miembro de una comunidad muy celosa de sus costumbres y su modo de vida, que demuestra un rechazo absoluto a abandonar su tierra ancestral. Sin embargo, Binti posee un talento extraordinario para las matemáticas, un don; es la mejor de su quinta y la mejor de su familia, cuya habilidad como maestros armonizadores ya es muy destacable. Y, sobre todo, está deseando aceptar esa plaza, un privilegio del que solo goza el 5% de la población humana a nivel galáctico. Aunque eso implique abandonar su hogar y a su familia, y desafiar sus tradiciones.

Portada de la edición española de Binti, con ilustración de Joey Hi-Fi.

Incapaz de dejar pasar semejante oportunidad, Binti se marcha a escondidas y se embarca en una nave de camino a Oomza Uni, dispuesta a iniciar su formación superior y hacer historia. Pero, en mitad del viaje, la nave sufre un ataque de una raza alienígena a la que llaman medusas, que masacran a toda la tripulación. Y entonces Binti se ve obligada a hacer historia de verdad, aunque no en el sentido que ella había previsto.

Es ese ataque y la forma que tiene Binti de gestionarlo en torno a lo que se condensa toda la novela. Con una estructura muy compacta, dividida en escenas cortas que se suceden en un espacio de tiempo bastante reducido (no hay saltos temporales importantes ni una división más fragmentada en capítulos), Okorafor centra toda nuestra atención en esa experiencia que marcará y cambiará para siempre la vida de la protagonista. El mundo en el que se desarrolla la acción, incluso la acción en sí misma, no importan tanto como ese desarrollo que experimenta la joven. De modo que el tono de la narración también es muy introspectivo, enfocado a los sentimientos, recuerdos y líneas de pensamiento de Binti.

Debido a esto, ella es el personaje que domina por completo la historia. Binti es a quien más llegamos a conocer y casi el único personaje relevante: adolescente de una comunidad pequeña y cerrada, con todo lo que eso implica, pero al mismo tiempo casi una superdotada en el campo de las matemáticas, muy consciente de su don y sus habilidades y con ganas de desarrollarlas al máximo. A la timidez o inseguridad inicial que siente al abandonar su casa se suman su agilidad mental, su agudeza y su determinación, que la ayudan a abrirse camino en un ambiente hostil.

En Binti se refleja una fuerte dicotomía entre ese afán por aprender, por seguir progresando, y el amor a sus raíces. A través del impacto psicológico que le provoca dejar su hogar, decisión traumática a pesar de las ganas, la autora nos explica los rasgos de la identidad e idiosincrasia himba y cómo chocan con la otra etnia dominante, los khoush. Binti desea formar parte del mundo exterior, pero no a costa de renunciar a lo que es, incluso siendo consciente de que al marcharse ya ha tomado un camino que no le permitirá dar marcha atrás. Como le dicen en un momento dado, los himba no aprecian a los forasteros, y ella se ha convertido en una. Esa lucha interior se plasma, en cierto modo, a través de la “subtrama” del otjize, el preparado de arcilla y aceites que los himba se untan en la piel y el cabello: dejar que se agote y renunciar a seguir utilizándolo significa dejar atrás de forma definitiva todo lo que ha conocido y todo lo que ha sido. Cambiar. Pero aunque prepare más otjize y mantenga el ritual de su pueblo, la arcilla ya no será la de su hogar. Haga lo que haga, Binti tendrá que crear algo nuevo; la cuestión es qué tipo de cambio escoger. La novela está plagada de elecciones determinantes, a pequeña y gran escala, algo a lo que nos obliga cualquier viaje si queremos avanzar.

Portada de la edición original de Binti.

Junto a Binti, el otro personaje más destacable es Okwu, una de las medusas con las que tiene un enfrentamiento directo. Pero hablar de ella y de la líder de las medusas destriparía demasiado la novela, y merece la pena que esos detalles los vayáis descubriendo durante la narración.

Okorafor reutiliza muchas dinámicas que nos son tristemente familiares para tratar el tema de la “otredad” de Binti, sin necesidad de reformularlas para adaptarlas a este escenario ficticio. Así, la piel oscura sigue siendo mirada con desdén por los khoush, que son de piel más clara. El pelo de Binti, trenzado de forma tradicional, sigue siendo visto como un elemento exótico que la gente toquetea sin permiso. La ropa, las alhajas, el otjize, toda la estética de Binti, propia de los himba, contrasta con la de los khoush y es juzgada por estos desde una actitud de superioridad que retrata muy bien el aislamiento inicial que siente la joven al verse fuera de su ambiente. Pero quizá las alusiones más elaboradas al racismo y la violencia que engendra se reflejen mejor en la propia lucha entre las medusas y los khoush, su guerra y su desprecio mutuo.

Sin embargo, no es algo en lo que la autora se regodee hasta crear un escenario de opresión insoportable. Son elementos que están ahí y forman parte del contexto, pero Binti hace mucho más hincapié en el diálogo, el entendimiento y el respeto. La trama que sigue el conflicto con las medusas se superpone a la trama que narra el conflicto interno de Binti, y ambas se dirigen hacia la armonía y la reconciliación. Okorafor ofrece así un mensaje positivo y esperanzador. Aunque también es cierto que estas dos líneas argumentales, exterior e interior, no están realmente equilibradas, y la segunda se impone a la primera en la atención que les dedica la autora. Esta decisión, clara muestra de lo que es más importante para Okorafor en esta historia, le resta no obstante algo de potencia a las conclusiones y el desenlace, al no haber dedicado más tiempo a profundizar en ello y resolver algunos detalles con más calma y solidez.

En resumidas cuentas, Binti es el relato de un viaje, tanto físico como psicológico, narrado en primera persona por la protagonista y muy ameno de leer gracias a un estilo conciso y directo. Aunque el tono es muy intimista y se centra más en las reflexiones de Binti que en la acción propiamente dicha, cayendo en un par de ocasiones en cierta redundancia, el texto nunca pierde la agilidad, lo que es muy de agradecer. Un reconocimiento al trabajo de Carla Bataller a cargo de la traducción, por conseguir mantener ese dinamismo.

Termino recordándoos que Binti sale a la venta oficialmente el día 15 y aún estáis a tiempo de comprarlo en preventa, tanto en la web de la editorial como en Lektu. Pertrechaos bien y no os perdáis el inicio de este viaje, que aún hay mucho por descubrir y los dos próximos tomos de la trilogía están a la vuelta de la esquina. Si queréis disfrutar de esta travesía con nosotras, recordad que zarparemos oficialmente el día 1 de marzo y podremos comentar el libro en nuestro grupo de Goodreads, como siempre, o a través de las redes sociales (sin spoilers) con el hashtag #LCNaveBinti. ¡No os lo perdáis!

Pilar Caballero
Pilar Caballero (Reseñas/Corrección): Dikana en el ciberverso. Humanista, escritora y multitasking editorial, fan del storytelling en cualquiera de sus formatos. Criada en el terror, formada en la fantasía y ahora enamorada de la ciencia ficción. Me dedico a reseñar todo lo que caiga en mis garras como si no existiera el mañana.


Buy Me a Coffee at ko-fi.com

¿Nos ayudas con una donación?

Anuncios

Un comentario en “Reseña: Binti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s