Reseña: Autonomous

El debut en ciencia ficción de Annalee Newitz, Autonomous, imagina como podría ser nuestro mundo en el año 2144: dividido no en estados-nación, sino en zonas económicas, donde las compañías farmacéuticas tienen un poder inmenso y cualquier cosa –o cualquier persona– puede ser propiedad.

«Ahora sabemos que no ha habido un gran desastre, solo el desastre en cámara lenta del capitalismo que convierte todos los seres vivos y las ideas en propiedades» escribe dentro del mismo libro un personaje autónomo en un ensayo de cultura libre. Este es un mundo, como el nuestro, donde el valor de la propiedad a menudo supera el valor de las personas, incluso cuando las personas son la propiedad.

El lector ingresa y explora este mundo a través de dos personajes principales: Judith “Jack” Chen, una idealista pirata de patentes y ex académica que realiza ingeniería inversa de medicamentos patentados, y los distribuye donde más se necesitan. Cuando Jack introduce en el mercado negro una nueva droga de trabajo llamada Zacuidad, poco antes de su lanzamiento corporativo por parte de Zaxy, el producto empieza a causar la muerte de algunas personas. Para subsanar su error, Jack se apresura a desarrollar una contraterapia para Zacuidad y exponer también la criminalidad corporativa de Zaxy, antes de que la droga altamente adictiva pueda cobrarse más vidas.

AutonomousPORTADA

Edición española de Autonomous, por Minotauro. Fuente.

La misión de Jack se complica por la aparición del segundo protagonista de la novela: Paladín, un robot de grado militar, propiedad de la Coalición Internacional de la Propiedad (CIP), quien tiene un cerebro humano maduro entre sus partes y está programado para cumplir su misión, cazando y ejecutando a Jack y a otros piratas que violan las patentes, sin juicio ni piedad. Sin embargo, también está aprendiendo lentamente quién es.

El robot está emparejado con un agente humano, Eliasz. Mientras ambos espían, pelean, interrogan y matan en su misión de encontrar a Jack, Paladín está cada vez más intrigado por la amistad que está desarrollando con su compañero y su creciente atracción mutua. ¿Son reales estos sentimientos o son parte de su programación? ¿Le atrae Eliasz a Paladín? ¿Y Paladín a Eliasz? ¿O solo le atrae alguna versión antropomorfizada de Paladín? ¿Las respuestas a esas preguntas harán la diferencia?

Las decisiones de Jack pueden ser las que impulsan en gran medida la historia, aquellas por las que todos los demás se ven afectados y reaccionan, pero es la historia de Paladín la que nos permite un grado profundo de reflexión. El robot es violento y feroz, como resultado de su programación, pero también es inocente y siente mucha curiosidad por el mundo, él mismo y Eliasz. La exploración por parte del robot frente a su cuerpo e identidad es la parte más fascinante de Autonomous.

Por supuesto, las historias de Jack y el robot se fortalecen por su paralelo. Esto se debe, en parte, a que estamos ante una novela que evita asignar a sus protagonistas las designaciones de «los buenos» y «los malos». Fuerzas institucionales poderosas y sombrías como Zaxy y el CIP son reprensibles, pero existen solo en la periferia de la narrativa. En la acción principal de esta historia no hay malos claramente definidos, solo las cosas que estamos o nos sentimos obligados a hacer debido al mundo en el que vivimos.

«No estaba segura de qué motivación hacía mejor combustible para la innovación: creencias ingenuas pero éticas o la necesidad de sobrevivir», reflexiona Jack en un momento de la narración. Al eliminar un marco moral rígido de la narrativa y poner en contexto los motivos y decisiones de los personajes, Newitz deja más espacio para pensar críticamente sobre las fuerzas más grandes de la sociedad: instituciones, corporaciones, el mercado libre y los límites que todos ellos tienden a imponer a las personas, los lugares y la libertad.

Autonomous tarda un tiempo en alcanzar su ritmo. Nos invita a viajar desde las aguas heladas del Ártico hasta los laboratorios gratuitos de Saskatoon y las casas de té frecuentadas por piratas informáticos de Casablanca. Las descripciones más fascinantes suceden en los espacios más íntimos: en las divagaciones, en los susurros y caricias de una cama, y en las funciones confusas, vitales y libres de nuestra propia programación, es decir, nuestra identidad.

Newitz arroja una red amplia y diversa cuando se trata de representar las relaciones en este mundo. Hay relaciones entre robots y robots, robots y humanos, y humanos y humanos. No hay dos seres iguales, y todos brillan con exploraciones de identidad, autonomía y la forma en que se cruzan.

AutonomousNEWITZ

Le autore Annalee Newitz. Fuente.

Para una persona conocida principalmente por la escritura de no ficción, Newitz es tan eficiente en la elaboración de estas dinámicas de personajes convincentes como lo es en la construcción de la ciencia y la tecnología de este mundo, tal vez porque entiende que los dos están entrelazados. Cuando se habla de ciencia ficción, a veces puede haber una dicotomía perezosa formada alrededor de la idea de que un libro o bien puede ser ciencia ficción dura o bien puede estar interesado en ideas más suaves e interpersonales.

Duro o suave. Exterior o interior. Masculino o femenino. Al igual que su robot protagonista, Autonomous funciona mejor cuando estas dicotomías percibidas colapsan y trabajan juntas para convertirse en algo más complicado, desordenado y honesto.

El libro explora los límites del idealismo y las buenas intenciones, pero también nos da a Jack, un personaje que ha elegido una vida difícil y peligrosa de subversión al estilo Robin Hood en lugar de una vida relativamente fácil de la academia superior.

El de esta novela puede ser un mundo, como el nuestro, donde el valor de la propiedad a menudo supera el valor de las personas, incluso cuando las personas son la propiedad. Pero también como en el nuestro, hay personas que luchan por una realidad mejor y más honesta, dentro de un lugar más grande y también dentro de sí mismos.

Daniela Novoa
Daniela Novoa (Artículos/Reseñas): Psicóloga de nacionalidad chilena apasionada por la lectura y escritura. Escribo relatos y reseñas que pueden encontrar en La Estación De Los Libros y Twitter.


Buy Me a Coffee at ko-fi.com

¿Nos ayudas con una donación?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.